viernes, 8 de mayo de 2020

Barrios Rojos: ¿de dónde viene este término?

Cualquiera que haya ido a Holanda de turismo, sin duda alguna, se habrá dado una vuelta por el popular Barrio Rojo de Ámsterdam, una de las zonas de prostitución más conocidas del mundo entero. Y aunque hoy está casi más orientado al turismo que a otra cosa, antiguamente este famoso Barrio Rojo era transitado exclusivamente por maleantes, delincuentes, y prostitutas. 

Sin lugar a dudas, ha sido gracias a la fama del barrio rojo de Ámsterdam que este término se ha popularizado universalmente para denominar los barrios dedicados a la prostitución.  Aunque este término no ha llegado a popularizarse en España, ya que, a los barrios asociados al mundo del hampa, les solemos denominar con un nombre mucho más cañí... Barrios Chinos, cuya historia ya vimos en este post.

¿De dónde viene este término? Pues existen teorías de toda clase y condición, y casualmente, la teoría que menos visos tiene de ser real es la que remonta el origen de este término de "barrio rojo" o "zona roja" a los Países Bajos, sino que para encontrar su origen hay que viajar a otros lugares del mundo.  ¿Nos acompañas?


Urgencias ferroviarias


Linterna de ferroviario.

Una de las teorías más extendidas, aunque tiene muchas papeletas de ser falsa, es que el origen de esta expresión se debe a los ferroviarios que trabajaban en las compañías de ferrocarril que se extendían por el Lejano Oeste.

Según esta teoría, los maquinistas del ferrocarril cuando visitaban la zona de los prostíbulos iban con sus linternas de trabajo y las colgaban en las puertas del prostíbulo que visitaban, con la luz roja de su farol iluminando la calle, así si necesitaban buscarlos para cualquier emergencia era fácilmente localizables.

Dodge City, la ciudad del pecado


Otra teoría, más plausible, es que el inicio de este término tuvo lugar en la pecaminosa ciudad de Dodge City, uno de las grandes ciudades ganaderas del Lejano Oeste. Debido a la acumulación de burdeles y salas de juegos, las autoridades locales decidieron agrupar todos los locales de reputación dudosa, al otro lado de la ciudad, estableciendo la vía del tren como frontera entre las dos ciudades, la ciudad "honorable" y la ciudad "pecaminosa". 

Estas mismas autoridades obligaron a los burdeles y prostíbulos a identificarse poniendo cortinas de color rojo en las ventanas de su planta baja.


Así nacía el Barrio Rojo de Dodge City, extendiéndose este término rápidamente a otras ciudades.


Barrio Rojo de Dodge City



Una luz para ocultar las vergüenzas


Hay otra teoría, que sitúa su origen en la Ámsterdam de la Edad Moderna (S.XVI), una de las principales ciudades portuarias de Europa. Como podéis suponer, los marineros lo primero que hacían al tomar tierra era emborracharse y buscar una mujer. Por lo que Ámsterdam estaba repleto de prostitutas de toda condición.

Las que atendían a los marineros solían ser las de más bajo nivel, prostitutas callejeras, aquellas de más avanzada edad, o aquellas desafortunadas que las enfermedades o los maltratos habían hecho estrago en su cuerpo... según esta teoría estas prostitutas hacían la calle alumbradas con un farol rojo, ya que la luz tenue camuflaba sus fealdades.

Las luces rojas eran fácilmente identificables en la oscuridad de la noche, por lo que cualquier marinero, aunque no supiese el idioma local, podía localizar fácilmente a cualquier prostituta.


Según esta versión, posteriormente los burdeles copiaron esta idea e instalaron rápidamente faroles con luces rojas en sus fachadas. Por lo que el distrito de la prostitución fue conocido como el distrito rojo.

Barrio Rojo de Ámsterdam


Turismo sexual por la Venecia del siglo XVI


Para descubrir el origen más aceptado de esta expresión hay que viajar a la Serenísima República de Venecia, en una de sus épocas de mayor prestigio y poder, a principios del siglo XVI, Venecia se alzaba como una de las ciudades-estado más ricas y cosmopolita de todo el orbe conocido.

Como buena ciudad de comerciantes, Venecia ofrecía a sus visitantes toda clase de lujos y placeres, entre ellos, las prostitutas más afamadas de toda la penísula itálica, según un censo realizado en la ciudad en 1509, en la muy católica ciudad había más de 11.000 prostitutas, una de cada cinco mujeres era prostituta.

Todo ello, bajo el auspicio de sus gobernantes, ya que la prostitución suponía una extraordinaria fuente de ingresos para las arcas del tesoro, ya que la fama de sus meretrices traspasaba fronteras, y muchos dignatarios extranjeros no dudaban en visitar Venecia para algo más que contemplar sus canales. 

Prostituta en una góndola.
Fotograma de la película 'Dangerous Beauty'

Las prostitutas estaban agrupadas bajo su propio gremio y eran controladas por el departamento de Salud Pública, que decidió por medio de varios decretos regular la profesión:

-  El primero fue restringir la prostitución a ciertas zonas, especialmente, para evitar que las mujeres honradas se vieran mezcladas con las meretrices. La prostitución se limitó al barrio "Rialto Carampane", nombre derivado de un famoso burdel llamado Palazzo Ca' Rampani, cuya calle daba al famoso "Ponte delle Tette" (Puente de las Tetas). 

- Otra de las disposiciones fue que las meretrices tenían que distinguirse públicamente del resto de mujeres, por lo que estaban obligadas a colocar una luz roja en la puerta de los burdeles, así como a colgar una luz roja cuando viajaban en góndola, convirtiendo toda el área de Rialto, en un espectáculo de luces rojas.



Bibliografía

Hope Dtimore, M.;  Encyclopedia of Prostitution and Sex Work, Volumen 2, Greenwood Press, 2006.

https://www.veniceprestige.com/red-lights-around-rialto-prostitution-16th-century-venice/