lunes, 5 de octubre de 2015

Orgías en la Historia: La prehistoria

Orgías en la Historia:
- Introducción: Orgías en la Prehistoria
- Egipto
- Grecia
- Roma
- Edad Media
- Edad Contemporánea (en preparación)

---oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo--- 


Introducción

Con esta entrada abrimos una serie de post monográficos dedicados al mundo de las orgías a lo largo de la historia, una serie nacida gracias a una pequeña colaboración en el programa de radio 'Contigo adentro' de la Cadena Ser que me impulsó a indagar en este fenómeno tan poco estudiado, incluso en aquellos libros especializados en el sexo en el mundo antiguo.

Y es que el estudio del sexo colectivo en la historia está repleto tanto de mitos y exageraciones por un lado, como de tapujos y medias verdades por el otro, dificultando el desentrañamiento de la 'verdad histórica' a los pocos investigadores que se han atrevido a abordar esta temática.

Por lo que antes de profundizar en el mundo de las orgías nos gustaría pararnos a reflexionar sobre una serie de conceptos que influyen en nuestra visión de la sexualidad en el pasado. La primera reflexión es en torno a la construcción de la historia, y es que solemos proyectar nuestra mentalidad, ideas, creencias o ideologías hacia el pasado, muchas veces de manera inconsciente, buscando justificar nuestros comportamientos para legitimar en cierta medida nuestros propia escala de valores sexuales; ya sea para justificar las morales más restrictivas, culpando, por ejemplo, de la caída del imperio romano a la corrupción ética y moral de sus habitantes; o en el otro extremo, buscando legitimar valores sexuales más promiscuos y abiertos en un pasado remoto donde la humanidad vivía sin los tapujos morales impuestos por el cristianismo.

Precisamente, esa moral cristiana se configurará enfrentándose a la antigua moral sexual pagana, transmitiéndonos una idea de esta sexualidad antigua como libertina, perversa, inmoral o pecaminosa, por lo que no nos puede sorprender que el concepto de orgía sea un arma muy utilizada a lo largo de la historia para deslegitimar a individuos o grupos sociales rivales. Paradójicamente las primeras comunidades cristianas fueron acusadas de organizar orgias en la oscuridad de sus catacumbas.

Sacerdotisa de Baco, John Collier (1885-89)
Esta idea de libertinaje ofrecida por los autores cristianos se ha visto ampliamente popularizada gracias a toda clase de obras contemporáneas: desde libros, como ' Yo, Claudio', a películas como 'Calígula', pasando por series de televisión como 'Espartaco'. Todas estas obras han contribuido a difundir un sinfín de mitos e ideas equivocadas sobre la sexualidad en el mundo antiguo.

Un problema añadido a la hora de afrontar este tipo de investigaciones es la complejidad  de aplicar nuestras estructuras mentales, e incluso nuestro lenguaje a conceptos morales de la antigüedad, ya que por ejemplo, en el mundo antiguo, sexo, magia y religión estaban estrechamente vinculados.

Tal es así que incluso la propia palabra orgía no empezó a adquirir nuestro actual significado hasta finales de la Edad Media. Una palabra de origen griego y cuyo significado aproximado sería 'ritual', siendo utilizada para referirse a ciertos cultos donde sus oficiantes alcanzaban estados de frenesí religioso durante su celebración. Los romanos también la utilizaron para referirse a los rituales de cultos mistéricos, incluso en el latín medieval se empleó la palabra orgía para hablar de los misterios de la fe cristianos.

Por otro lado, hablar de orgías en sociedades abiertamente polígamas y esclavistas, donde un hombre, según su nivel de riqueza, podía disfrutar de una o varias concubinas o esclavas, viene añadir más confusión al concepto de orgía, ya que ¿si un amo decide hacer uso de varios de sus esclavos para satisfacer sus apetitos sexuales sería considerado como una orgía?¿cuántas personas son necesarias para que una actividad sea considerada una orgía? y ¿qué tipo de relaciones debe haber para que una actividad de sexo grupal sea considerada una orgía? Todas estas preguntas añaden más interrogantes a nuestra investigación.

Por último, no podemos dejar de mencionar el último gran escollo a la hora de afrontar cualquier investigación sobre el mundo del sexo en la antigüedad y es la destrucción sistemática de aquellos objetos considerados por culturas posteriores como censurables o inmorales, una práctica que ha cubierto de sombras gran parte de nuestras posibilidades de conocer aquellas expresiones sexualmente más explícitas que se hayan podido producir.


De manera general podemos afirmar que existen dos tipos de orgías: las vinculadas con rituales mágicos producidas dentro de las sociedades más antiguas, bajo la consideración de ceremonias agrarias, por su estrecha relación con ritos de fertilidad y regeneración; y por otro lado, las relacionadas con el puro placer hedonista que se darían a partir del Imperio Romano, y donde su carácter mágico se iría difuminando con el paso del tiempo.

Es decir, los primeros rituales orgiásticos, que podían incluir (o no) prácticas de sexo grupal, estarían estrechamente vinculados a rituales y fiestas relacionadas con los ciclos de la naturaleza, ya que estos tipos de ritos harían fluir la energía sagrada de la vida, propiciando los poderes reproductivos de la tierra, los animales y los mismos seres humanos, por lo que también se realizarían en determinados momentos de crisis.

Otros autores han querido buscar un significado metafísico más profundo a este tipo de rituales orgiásticos, considerándolos como una forma de expresar la vida de la comunidad en su conjunto, ya que los seres humanos pierden su individualidad en la orgía, fusionándose en un único sentimiento: salvaje, caótico, primario, volviendo a las raíces espirituales de una comunidad..

Una vez superado los preliminares estamos listos para inicar este orgiástico viaje a lo largo del tiempo, un viaje que nos llevará a conocer las costumbres sexuales más atrevidas de numerosas culturas: Nos internaremos en los misterioros templos de Egipto para conocer los ritos de fertilidad realizados por las más bellas sacerdotisas; nos adentraremos en los bosques más oscuros y tenebrosos para participar en un auténtico ritual dionisíaco; participaremos en una de las famosas bacanales romanas, comiendo y bebiendo hasta altas horas de la madrugada; espiaremos dentro de los pasillos vaticanos para descubrir orgías papales: y finalizaremos este viaje en alguno de los salones más secretos de las nobles y lujosas villas de la Francia revolucionaria.

Pero si hay que buscar los orígenes de prácticas de sexo colectivo primero tendremos que viajar hasta los tiempos más remotos, incluso antes de la existencia del género homo...


¿Orgías prehistóricas?

Si entendemos por orgías como actividades sexuales que se desarrollan en grupo, probablemente sus orígenes se pueden remontar a nuestros ancestros sapiens; ya vimos como el polémico libro 'Al principio era sexo' lanzaba la sugerente idea que el éxito evolutivo de nuestro especie estaba basado en relaciones multi-macho, multi-hembra, rompiendo con algunas de nuestras "verdades universales" más asentadas, como la monogamia o la familia monoparental. No es que nuestros ancestros sapiens montasen orgías, tal como las conocemos hoy en día, pero sí, que el sexo en grupo podía ser algo mucho más habitual de lo que imaginamos.

Podemos seguir el rastro de posibles orgías prehistóricas en los famosos falos prehistóricos, cualquiera que busque esta dos palabras en google se sorprenderá al ver los realísticos falos  realizados hace 30.000 años. Entre las múltiples teorías sobre su funcionalidad no faltan expertos que defienden un uso sexual de ellos, ya sea como nuestros actuales dildos (o consoladores), o en rituales de fertilidad o de iniciación sexual, donde podrían darse prácticas de desvirgación. Por lo que si aceptamos esta interpretación es probable que existiesen ciertos ritos orgiásticos grupales, relacionados con los ciclos de la naturaleza, donde seguramente, la mujer fuese su gran protagonista.

Falos prehistóricos

Y es que para estas sociedades prehistóricas la mujer sería el vínculo más estrecho con la Tierra, pues ambas son generadoras de vida, por lo que a través de estos rituales orgiásticos se invocaría a las fuerzas mágicas regenerativas de la naturaleza, transmitiéndose la fuerza germinadora de la mujer a la Naturaleza.



Os esperamos en el siguiente capítulo... el caluroso, sensual y enigmático Egipto!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada