martes, 29 de diciembre de 2015

Dictadores: sexo y poder


 El sexo es una de las formas primarias del poder
- Ernesto Sábato


Inauguramos una nueva sección donde analizando la figura de diversos dictadores queremos buscar qué relación existe entre sexo y poder. Y es que tras los muchos post publicados en este blog parece claro que el sexo es un ingrediente fundamental en el devenir de la historia, no sólo ha condicionado la personalidad y la acción política de diversos gobernantes, sino que también ha sido causa y motivo de guerras.

Además, como llevamos viendo desde la creación de este blog, muchas de las grandes figuras de la humanidad que han ostentado un poder absoluto no les ha dado ningún reparo en satisfacer sus más íntimas fantasías sexuales, dando igual época, credo o condición.

Y es que parece evidente que existe una estrecha conexión entre sexo y poder, infinidad son los ejemplos de hombres poderosos que han sido incapaces de refrenar sus apetitos sexuales, entrando en una espiral desenfrenada de conquistas sexuales. Por lo que podemos afirmar que, salvo escasas excepciones, como nuestro mojigato dictador Franco, el poder absoluto dota a los hombres de un apetito sexual casi compulsivo, los cuales se creen con total impunidad de satisfacer sus deseos. Sienten que el mundo depende de ellos, y que por lo tanto son dueños de los cuerpos (y de las mentes) de los demás, desarrollando un fuerte deseo de sumisión del otro.
 
Stalin - Mao - Hitler
Con todo ello, podemos preguntarnos: ¿Existe alguna relación entre dictadura y sexualidad? ¿la sexualidad de los tiranos condiciona su forma de ejercer el poder? ¿tienen los dictadores unas características sexuales específicas?

A lo largo de los siguientes post veremos como la mayoría de los dictadores del pasado siglo fueron muy mujeriegos, incluso a la gran mayoría de ellos se les puede catalogar como desenfrenados sexuales, no dudando en utilizar su posición de poder para acceder a cientos de mujeres.

Y aunque nos cueste creer, el culto a la personalidad daba sus frutos, ya que muchas de estas mujeres se entregaban con gran regocijo a estos hombres, produciéndose un fenómeno fan muy similar al que padecen muchas estrellas del cine o de la música. Miles de mujeres suspiraron por estos dictadores, acumulándose en sus despachos cientos de cartas de amor, por lo que el acceso al sexo femenino siempre les fue bastante sencillo.

Pero si algo define a estos hombres es su enfermiza personalidad, presentando la mayor parte de ellos rasgos claros de psicopatía, es decir, son personas que sólo piensan en sus intereses y sólo les importan sus sentimientos, siendo incapaces de sentir empatía por los sentimientos de los demás, y esto no sólo se refleja en sus terrible políticas de represión, castigo o incluso exterminación, sino también en el trato que dieron a las mujeres a lo largo de sus vidas.

Aunque no nos gustaría presentar a estas mujeres como simples e ignorantes víctimas, algunas de estas mujeres de dictadores fueron conscientes de los crímenes cometidos por sus crueles maridos y no dudaron en apoyar sus siniestras políticas, incluso influenciando en sus decisiones políticas, siendo el caso más representativo el de la cuarta mujer de Mao, quién fue fiel ejecutora de sus represivas políticas de adoctrinamiento.

Hitler.

Pero esto no quita otro rasgo común de todos estos dictadores, el menosprecio total a la mujer. No sólo utilizaron a sus amantes como simples mujeres con las de satisfacer sus deseos más básicos, sino que incluso las mujeres que les acompañaron a lo largo de sus vidas padecieron trágicos destinos, ya que la mayoría de ellas acabarían asesinadas o suicidándose.

Por último, otro rasgo que han compartido muchos de estos dictadores son ciertas tendencias pedófilas, así los 4 grandes dictadores de este siglo: Stalin, Hitler, Mussolini y Mao han sido acusados de mantener relaciones con chicas menores de edad.

En definitiva a lo largo de los siguientes post intentaremos ahondar en la psicología de estos siniestros personajes, y es que no hay nada mejor que adentrarnos en la sexualidad de estos sanguinarios caudillos para intentar comprender algunos de sus comportamientos.

1.- Mussolini
2.- Stalin
3.- Hitler
4.- Mao
5.- Franco
6.- Leónidas Trujillo
7.- Fidel

Para abrir boca, y antes de adentrarnos en la vida sexual de los siguientes personajes, os dejamos el documental 'Dictadores:Sexo y Poder' emitido en 'La noche temática' y que fue quién nos inspiró para iniciar esta serie de post: 





Bibliografía

Ducret, Diane; Las Mujeres de los dictadores, Aguilar, 2011.

Gasparini, Juan; Mujeres de Dictadores, Península, 2002.

Montero, Rosa; Dictadoras: Las mujeres de los hombres más despiadados de la historia, Lumen, 2013.

Suttora, Mauro; Mussolini secreto: Los diarios de Claretta Petacci (1932-1938), Crítica, 2010.


[En Internet]

Las aberraciones sexuales en la Alemania Nazi ---> http://www.filosofia.org/aut/001/1949relg.htm

 http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/Cultura/primeras-paginas-mujeres-dictadores.pdf

http://www.elplural.com/2013/12/26/la-vida-intima-de-los-dictadores-franco-cero-mujeriego-y-un-meapilas-a-diferencia-de-hitler-mussolinni-o-stalin/

http://elpais.com/elpais/2015/09/14/icon/1442246548_000555.html

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/lnt-dictadores-poder-230515-2330/3139201/

 http://www.semana.com/gente/articulo/tiranos-cama/255042-3

2 comentarios:

  1. Amigo, soy seguidor de tu blog desde hace bastante tiempo, y quería comentarte que antes de comenzar esta nueva serie sobre dictadores y sexo, intentaras conseguir información alternativa sobre algunos de estos personajes históricos. Hace tiempo vi si no recuerdo mal en Documentos TVE un documental sobre el sexo y el poder en el que hablaban de estos personajes y, como estudiante de historia y aficionado a la historia del movimiento obrero, me decepcionó muchísimo. No era más que propaganda amarilla y anti-comunista, y exageraciones y curiosidades morbosas sacadas de contexto. El fracaso del comunismo o del fascismo se pueden explicar de mil maneras, pero querer relacionar esos temas con el sexo me parece una tontería propagandística.
    Mi consejo es que antes de hablar sobre Stalin o Fidel Castro investigues un poco leyendo sobre los sistemas que defendían (no vale la wikipedia, busca fuentes alternativas ajenas a la propaganda capitalista o anti-comunista), y descubrirás como son personas normales alejadas de todo ese mundo de excentricidad y capricho que rodean a los típicos dictadores ególatras.
    Sobre Stalin, a pesar de ser un hombre que no despierta mi simpatía, te recomiendo el libro "Otra mirada sobre Stalin" de Ludo Martens, me quitó de la cabeza todos los argumentos que tenía en su contra. Sobre Fidel Castro basta con analizar la historia, ver como tan solo fue presidente unos años y que no es más que una figura representativa, y ver los logros de Cuba, para dejar de tener prejuicios contra él.

    En fin estas son mis recomendaciones. Me parece un blog buenísimo y que haces un trabajo estupendo, y no me gustaría que quedara impregnado por la propaganda barata y típica de la prensa amarilla pro-capitalista, que ya hay demasiada, y te animo a investigar y profundizar más en otros temas para evitar caer en eso.

    Un abrazo y feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de la advertencia,y especialmente de la referencias bibliográficas. Ya me temía que estos temas tan cercanos a nuestra actualidad podían traer polémica, por lo que dudé, y mucho, si iniciar una serie de post dedicados a figuras políticas tan contemporáneas.

      Y es que si hay dos asuntos que suelen levantar ampollas son el binomio capitalismo/comunismo y las cuestiones de género... por lo que hasta ahora hemos tratado de pasar de puntillas por ciertos temas.

      No es lo mismo discutir sobre la existencia del derecho de pernada en la Edad Media que sobre el papel de la mujer en la Unión Soviética. Al igual que no es lo mismo hablar de la sexualidad de Julio César o del Ricardo Corazón de León que de la de personajes históricos tan vigentes como Francisco Franco o Fidel Castro.

      Además una primera duda que nos asaltó al abordar el tema era si era posible enfocarlo si caer en el morbo y en una serie de tópicos que se repiten sin cesar en numerosas páginas webs, buscando conexiones entre la sexualidad del dictador y la política aplicada bajo su gobierno.

      Lo primero es intentar evitar la mojigatería científica que tantas veces hemos criticado, !pues claro que resulta interesante investigar sobre la sexualidad de las principales figuras históricas de nuestra era!

      Quizá la premisa más importante sea cómo hacerlo. Y la respuesta es con las herramientas que siempre hemos intentado manejar en este blog: el rigor científico, la consulta de muy diferentes y diversas fuentes bibliográficas (por eso se agradece cualquier aportación), y por último, exponer las distintas teorías o informaciones existentes, ya que como siempre hemos defendido, la historia es una ciencia abierta y en constante debate.

      Por último anotar que buscaremos como siempre enfocar el tema estrictamente a la sexualidad y el erotismo, y no, a cuestiones políticas o ideológicas... ¡difícil tarea!, ya que una cosa parece fuera de toda duda la extraña conexión entre sexo y poder!

      Saludos!

      Eliminar