domingo, 10 de julio de 2016

El Banquete de las Castañas: Una orgía en el Vaticano

No existe en toda la historia una familia que acumule más rumores y difamaciones sobre sus miembros que la poderosa familia de los Borgia,  y lo peor de todo es que, durante siglos, muchos de estos rumores se han dado como ciertos.  Sólo la historiografía actual, y con mucho trabajo, está logrando desterrar algunos de estos bulos y esclarecer algunos de los mitos existentes sobre esta poderosa familia.

Aunque la verdad sea dicha, los Borgia, se ganaron a pulso buena parte de su leyenda negra, ya que la ambición y las ansias de poder guiaron siempre sus pasos, no dudando en utilizar todos los medios a su disposición (sexo, corrupción, asesinatos) para conseguir sus fines... como bien aseveró su contemporáneo Maquiavelo.

Retrato atribuído (falsamente)
a Lucrecia Borgia,
por Bartolomeo Veneto.
Y como en toda buena leyenda negra, si aparte de asesinatos, conspiraciones o traiciones, le añades un poco de sexo, la historia gana muchos enteros, y la crónica de los Borgia está repleta de escándalos de índole sexual: lujuria desenfrenada, incesto y hasta orgías.

Aunque como es habitual en estos casos la figura que sale peor parada es la de una mujer: Lucrecia Borgia, que fue acusada de todo tipo excesos sexuales, siendo acusada de mantener relaciones con su hermano y hasta con su padre, el papa Alejandro VI, por lo que era apodada entre sus enemigos como 'la puta del Papa'.

Pero el caso que nos trae hoy aquí es quizá la orgía más famosa de todos los tiempos, y lo es, por que está "excelentemente" documentada, teniendo día y hora de cuándo y cómo se produjo... adelante pónganse cómodos y les invitamos a participar en el famoso 'Banquete de las Castañas'.

El Banquete de las Castañas

Este suceso viene recogido en dos textos de dudosa veracidad, por un lado contamos con una misiva anónima que fue enviada a un noble de la corte austríaca, conocida como 'Carta a Savelli', donde se narran toda una serie de fechorías realizadas por la familia Borgia. Más interesante es la reseña que hace de este famoso banquete Johann Burchard, en su 'Liber Notarum', un enigmático texto aparecido en América y donde el propio Burchard, secretario del Papa, narra lo sucedido aquella noche.


Viñeta del cómic 'Los Borgia' de Milo Manara
Así pues, por lo que se desprende de estos dos textos, en la noche del 30 de octubre de 1501 se organizó una fastuosa velada en el Palacio Apostólico Vaticano, una fiesta que pasaría a conocerse como 'El Banquete o el Baile de las Castañas', y donde estaban invitados los prohombres más importantes de la ciudad de Roma, entre ellos, varios ministros de Dios.

El banquete organizado por el poderoso César Borgia y su padre, el papa Alejandro VI, no escatimó en gastos, sirviéndose distintas comidas y bebidas. Pero la sorpresa final se guardaba para los postres, después de la cena se recogieron las mesas y se dispusieron varios candelabros por el suelo ante la mirada atónita de los invitados. A una orden de César, cincuenta cortesanas aparecieron en la sala, que empezaron a bailar sensualmente en torno a los candiles, desnudándose poco a poco y proyectando sus exuberantes sombras hacia las paredes del salón.

"El Pecado" de Heinrich Lossow, 1880.
Obra inspirada en el 'Banquete de las castañas'
Pero el juego no había hecho más que empezar, César manda arrojar castañas entre los candiles y las cortesanas, con las manos atadas, debían recogerlas con la boca, aumentando considerablemente el ambiente erótico del banquete, ya que a la desnudez de las meretrices había que sumar las posturas lascivas que debían adoptar para alcanzar las castañas, exhibiendo sus grupas a su fascinada audiencia.

Por lo que los más lascivos no pudieron frenar sus impulsos, iniciándose acto seguido una gran orgía, donde hasta los miembros del clero participaron sin ningún reparo. Pero los Borgia guardaban una sorpresa más, para aquellos tres hombres capaces de yacer con más número de damas, les aguardaban fastuosos premios en joyas y lujosos ropajes, por lo que un grupo de criados llevaba la cuenta del número de veces que eyaculaba cada invitado.

De esta forma condenaba la famosa 'Carta a Silvio Savello' los excesos cometidos en aquella jornada dentro de los palacios Vaticanos:

 "¿Quién no se escandaliza al escuchar los relatos de la monstruosa lujuria que se practica abiertamente en el Vaticano, desafiando a Dios y a toda la decencia humana? ¿Quién no siente rechazo por la perversión, el incesto y la obscenidad del hijo y la hija del Papa y de las hordas de cortesanas que hay en el palacio de San Pedro? No existe casa de perversión o burdel que no sea menos respetable. El 1ro de noviembre, la Fiesta de Todos los Santos, cincuenta cortesanas fueron invitadas a un banquete en el palacio pontificio y su actuación ahí fue de lo más repugnante. Rodrigo Borgia es un abismo de vicios y un destructor de toda justicia, humana o divina".


El festín se prolongó hasta tan altas horas de la madrugada, que el propio Papa se ausentó al día siguiente de una de las más importantes ceremonias cristianas, como la festividad de Todos los Santos, hecho que escandalizó casi tanto como la orgía celebrada la noche anterior.

Un poco de historia...

Aunque no dudamos que los Borgia cometieron todo tipo de excesos sexuales, e incluso si nos atenemos a la definición de la RAE de la palabra orgía: "Fiesta desenfrenada donde se come, bebe y mantienen relaciones sexuales inmoderadamente" es probable que también participasen en alguna orgía.

Los hechos aquí narrados, son tan descarados e irreverentes, que su veracidad hay que ponerla en cuarentena, más aún, sí se analiza históricamente la "Carta a Savelli", un documento anónimo, aparecido en Tarento y conocido también con el nombre de 'lettera antiborgiana' (la carta antiborgiana), y es que en ella, no sólo se narra esta orgía, sino que carga contra los Borgia acusándolos de todo tipo de crímenes, comparándolos con los mismísimos Calígula o Nerón.

Aunque este no es, ni mucho menos, el único texto de estas características, ya que los ataques a los Borgia se redoblaron en Italia al calor de su fulgurante ascenso político, apareciendo todo tipo de libelos y panfletos, a cada cual, más feroz e iracundo. Siendo considerada esta "Carta a Savelli" uno de los ataques más furibundos contra la familia Borgia.

Orgia romana en tiempos de los césares, Henryk Siemiradzki, 1872.
Óleo sobre tela. Museo de San Pietroburgo, Russia.
Por lo que la intención política de esta misiva, parece clara, exagerar los escándalos de los Borgia para desprestigiarlos ante la Corte Austriaca, ya que el destinatario de esta carta era un noble austríaco llamado Silvio Savelli; y de esta forma, alejar a la poderosa familia romana de una posible alianza con el Emperador Maximiliano I.

Además si analizamos las fechas y los hechos narrados aparecen claras anacronías, ya que a pesar de que el documento está datado a 15 de noviembre de 1501, en la misma misiva se narran sucesos que sucedieron al año siguiente como la marcha de Lucrecia a Ferrara en enero de 1502 o la conquista de Nepi y Camerino por César Borgia.

Por lo que parece evidente que este documento fue escrito por un enemigo declarado de los Borgia, tal vez uno de los barones vaticanos condenados al exilio por alta traición.

Al engrandecimiento de su leyenda negra también contribuyó Johann Burkhardt, maestro de ceremonias vaticano, y uno de los mayores enemigos de Alejandro VI, que no dudó en difamar a la familia Borgia con acusaciones de todo tipo en su texto de 'Liber Notarum', incluyendo truculentas descripciones de sus peores fechorías y las más detallada descripción de este famoso 'Banquete de las Castañas'.

Conclusión

Aunque difícilmente podremos descubrir qué pasó realmente aquella noche dentro de los palacios Vaticanos, podemos aventurar que la "verdad" se encuentre en un término medio. Por lo que sí que es probable que se celebrase un suntuoso festín dentro de las estancias vaticanas, incluso es bastante probable la presencia de varias cortesanas, diestras en varias artes tales como la danza o el canto, para amenizar la velada. Por lo que el ambiente, con la presencia de estas mujeres y al calor del vino, es posible que se fuese erotizando en exceso...

Pero pasar de una celebración subida de tono, imaginamos que nada rara en los ambientes palaciegos de la época, a la orgía antes descrita hay un buen trecho, y es que cómo hemos demostrado, el análisis de los documentos históricos evidencia que la descripción de esta famosa orgía obedece a una campaña de desprestigio lanzada por los numerosos enemigos de la familia Borgia.









2 comentarios: