jueves, 23 de octubre de 2014

Literatura Erótica Árabe

Índice de Capítulos:
I.- Literatura erótica en la Grecia Clásica (en preparación)
II.- Literatura erótica en la Antigua Roma
III.- Literatura erótica Árabe

_____________________________________________

LITERATURA ERÓTICA ÁRABE

Llamamos literatura erótica árabe al conjunto de textos sobre el amor, el sexo y la sensualidad escritos por autores musulmanes tanto en el Oriente como en el Occidente musulmán, así como en el Magreb. La importancia del género radica en la producción sostenida a lo largo del tiempo de este tipo de literatura. Y es el que el amor, es el sentimiento que mejor han plasmado los poetas árabes con versos difícilmente inigualables por su gran belleza estética y sensual.

Nuestro objetivo en esta primera entrada es acercarnos de forma general a la literatura de carácter erótico en la cultura musulmana, viendo su evolución, sus principales autores y su relación con la religión islámica. Reservamos para próximas entradas, ya que merecen un tratamiento individualizado, algunos aspectos tan interesantes como la gran producción de literatura homoerótica o la importancia que adquirieron algunas poetisas en las cortes de Al-Andalus.

Literatura Erótica Preislámica

En la cultura preislámica, los poetas fueron una figura fundamental dentro de las tribus desérticas, ya que la importancia de una tribu también radicaba en la elocuencia de sus poetas.Esta tradición poética surgió en los desiertos de Arabia, mucho antes del establecimiento de la escritura, transmitida oralmente de generación en generación.

El tema del amor fue el centro de esta primera poesía árabe, a través de versos hermosísimos.  Además una característica de la concepción del amor en época preislámica es la adoración que tenían los beduinos del desierto hacia la belleza física.

La influencia de esta poesía beduina se prolongó durante los primeros siglos de expansión del Islam, y así durante varios siglos, desde Bagdad a Sevilla, se cantó a este amor de carácter beduino.

La temática de este tipo de poesía giraba en torno a paisajes desérticos: dunas, pozos de agua, rebaños, entre amores imposibles, aventuras galantes y despedidas amargas. Es un poesía llena de pureza de sentimientos donde la sensualidad y la idealización del amor no deja paso al aspecto más carnal.

Literatura Erótica Árabe

El nacimiento de la literatura erótica propiamente dicho está asociado a la aparición en Bagdad de una clase social rica, acomodada y ociosa que se vió sacudida ante la llegada de numerosas esclavas extranjeras que introdujeron nuevas prácticas amatorias, así como la traducción de obras filosóficas y eróticas de autores persas, indios o griegos.

Es a partir del siglo IX cuando el tema del amor y todo lo relacionado con la sexualidad, se convierte en una tema de reflexión y de estudio. La vida en el desierto deja paso a una cultura árabe mucho más urbana y cosmopolita, donde nace este nuevo tipo de poesía.

Los califas abbasíes promovieron el desarrollo de una cultura y una filosofía que abarcaba todos los aspectos de la vida, incluido el amor. Desde un punta de vista filosófico destacan los estudios sobre el amor de Avicena (Tratado sobre el amor), Al-Kindi y el tratado de los Hermanos de la Pureza.

Es un poesía cortesana, donde los elementos del desierto dejan paso a elementos de una vida más refinada y lujosa, de música, canto y amores más voluptuosos y carnales. La concepción del amor se aleja de la castidad del amor beduino y se adentra en una sexualidad más plena, con versos de gran sensualidad y disimulada lujuria. Estos poetas dedican sus versos a las coperas o cantoras, mujeres que cobraron gran importancia dentro de la sociedad cortesana, ahora se canta a amores imposibles e inalcanzables.

Los poetas más destacados de esta nueva corriente fueron Ibn Burd de Basora y sobre todo Abu Nuwas de Bagdad, el poeta más erótico e impúdico del mundo árabe.


 ¡Cántame, oh Sulaimán,
y llena de vino mi copa!
¿No ves que apareció al alba
bajo sus tenues velos?
Cuando te llegue la jarra 
agárrala y sírveme:
quiero que ella te distraiga
de la llamada del almuédano.
Sírveme el vino sin tregua,
a la vista de todo el mundo,
y hagamos como los de Sodoma.

MUYUN

Dentro de la literatura más erótica podemos distinguir dos categorías aquella que relata los placeres relacionados con el vino, Jamriyat y la de tono más verde y humorística, denominada Muyuniyat, que es el arte de evocar las cosas más impúdicas. Dentro de estas categorías encontramos cuentos, relatos, anécdotas y poesías subidas de tono.

Este tipo de literatura no sólo era popular entre las clases bajas, también hubo prestigiosos imanes y teólogos que se entretuvieron con versos de estos tipos.

"Porque la mujer es como la albahaca, si queremos saborear el aroma de la albahaca hay que
frotar las hojas entre las manos, sólo así la planta dará todo su perfume, sino no se obtendría
nada, y la planta guardaría celosamente su esencia deleitable. Lo mismo para llevar a la
mujer a la incandescencia sexual, tratadla como a la albahaca. Usad todos los medios, la
boca, la lengua, las manos…
"
- Nefsaoui

Este tipo de literatura nos habla del gran conocimiento sobre el saber erótico que alcanzó el mundo árabe, desde el arte de excitar a mantener y renovar el deseo de la pareja, desde los órganos sexuales a la naturaleza y funciones del erotismo.


Literatura Erótica e Islam

Los teólogos también produjeron una profusa literatura erótica , ya que pronto se preocuparon de informar a los fieles sobre uno de los principales motores del ser humano, muchas veces tratando el tema del amor y de la sexualidad con todo lujo de detalles. Destacar a Ibn Hazm (El collar de la paloma), y a el Jeque Nafsawi (El jardín perfumado) donde nos dice que amar es un don de Alá.

"Alabado sea Dios, que ha puesto el mayor placer de los hombres en la vagina de las mujeres y el de las muejres en la verga de los hombres. No se calma la verga hasta penetrar en la vagina y esta no encuentra satisfacción sino en aquella. Cuando se encuentran se produce la lucha, las cornadas, un combate feroz [...] Alabo a Dios como un siervo incapaz de evitar amar las cosas buenas [...]"

Y es que la religión musulmana no está en contra del deseo ni del placer siempre que se respeten los límites que impone la ley Islámica. Por lo que todo lo relacionado con el placer, el amor y el sexo se puede explicar dentro de unos discursos científicos o teológicos usando un lenguaje llano, muchas veces de carácter didáctico y otras veces, en un tono algo más atrevido y divertido, y es que alegrar el alma y el corazón es también importante dentro de la ley islámica.

Además como pasa en todas las culturas o civilizaciones que se extienden a lo largo del tiempo y ocupan extensas regiones, la tolerancia o la condena a este tipo de textos variaba bastante según la región donde te encontrases, así como la época o la cultura imperante en ese momento concreto.

Las obras más representativas de este tipo de literatura son:

- El collar de la paloma, de Ibn Hazm de Córdoba (S.XI)
- Los peligros del amor, del Jeque Al-Sarray (S.XI)
- El libro de las normas de conducta femenina, del Imam Al-Yawsi (S.XII)
- El recreo de los corazones que no existe en ningún libro, de Sihab al-Din Ahmad al-Tifasi (S.XIII)
- El regalo de la novia y el solaz de las almas, de Mamad ibn Ahmad al-Tiyani (S.XIV)
- El jardín de los enamorados y Crónicas femeninas de Ibn Qayyim (S.XIV)
- El jardín perfumado, del Jeque Nafzawi (S.XIV)
- La vuelta del anciano a la mocedad en potencia sexual, de Ibn Kamal Basa (S.XVI)
- El Kitab o las leyes secretas del amor, de Jodya Omar Haleby (S.XIX)

Estas obras están dirigidas al hombre y muchas de ellas se pueden considerar casi pornográficas, ya que nos hablan con todo lujo de detalles del acto sexual, desde sus preliminares hasta su culminación, sus posturas, zonas erógenas, como estimular a tu pareja, como evitar caer en la rutina sexual, incluso llegan a describir el famoso punto G.

La mujer queda relegada casi a un objeto sexual, muchas veces descrita como caprichosa y sedienta de placer, un ejemplo de ello, lo tenemos en una clasificación de las mujeres según su país de origen: a las españolas las describía como las más bellas y perfumadas, las indias, chinas y eslavas las más sucias y necias; las negras deliciosas y obedientes; las iraquíes las más excitantes; las sirias las más afectuosas; las árabes y las persas las mejores sin duda alguna; las nubias tienen una vagina muy caliente y dan mucho placer; las turcas son frías; las egipcias son dulces y agradables y las bizantinas las de sexo más sano.

La danza morisca o Las Huríes,
Henri Toulouse-Lautrec

Literatura Erótica en Al-Andalus

En Al-Andalus la primera generación de poetas, estuvo formada por la aristocracia, como el emir Abd al-Rahman I, que mantiene la vieja tradición bereber en sus poemas.

La poesía amorosa de Bagdad llegó a Al-Andalus de la mano del músico Ziryab, que revolucionó la vida social y cultural con la llegada desde Oriente de las famosas esclavas cantoras. La poesía arabigo-andaluza alcanza su madurez con la proclamación del califato de Córdoba en el siglo X, destacando autores como Ibn Abd Al-Rabbihi, Ben Faray de Jaén, Al-Ramadi y sobre todo, Ibn Hazm de Córdoba, que escribió "El collar de la paloma" el considerado como el más bello libro sobre el amor en lengua árabe.


Aunque es con la llegada de los Reinos de Taifas donde esta poesía vivirá su período de mayor esplendor, así los poetas de los principales taifas brillarán con luz propia. En el siglo XI destacar la ciudad de Sevilla, y al rey Al Mu’tamid ya que aparte de ser un gran poeta, fue un gran mecenas y protector de todos los poetas de Al-Andalus.
 
Normalmente estos libros narran numerosas historias de amor de toda índole, junto con consejos de belleza, médicos, y como no! también consejos amatorios, todos ellos escritos bajo un punto de vista jurídico y religioso. Es importante recalcar que el tratamiento del amor hasta ese momento estuvo influenciado por la poesía de corte preislámica, por lo que se escribía en torno a un amor de aspecto espiritual, evitando tratar el amor carnal.

No fue hasta la llegada del poeta Ibn Zaydun cuando se empezaron a describir experiencias físicas de un modo natural, introduciendo el concepto de amor cortés, por lo que este poeta pasó a ser conocido como «el poeta del amor». Y es que su tormentoso romance con la princesa Walda produjo uno de los más bellos poemas de amor de la poesía hispano-anadalusí y uno de los más famosos de la literatura árabe universal.

"Alejados uno de otro, mis costados están secos de pasión por ti, y en cambio no
cesan mis lágrimas. Al perderte mis días han cambiado y se han tornado negros, cuando
contigo hasta mis noches eran blancas. Diríase que no hemos pasado juntos la noche, sin
más tercero que nuestra propia unión, mientras nuestra buena estrella hacía bajar los ojos
de nuestros censores: Éramos dos secretos en el corazón de las tinieblas, hasta que la
lengua de la aurora estaba a punto de denunciarnos."



BIBLIOGRAFÍA


Álvarez de Morales, C.; La sociedad de Al-Andalus y la sexualidad, Escuela de Estudios Árabes
CSIC, Granada, 2010.

Benlabbah, F.; Literatura erótica árabeperennidad de una tradición, Moenia: Revista lucense de lingüistica & literatura, Nº 10, 2004 , págs. 273-284

Gil, A.; Entre el delito y el deleitela traducción del universo báquico de Abu Nuwás, Quaderns: Revista de traducció, Nº 16, 2009 , págs. 265-281.

Gómez Renau, M.; La poesía amorosa árabe y su influencia en Al-Andalus, Anuario de lingüística hispánica, Vol. 27, 2011 , págs. 57-69.

[En Internet]
  • http://elrincondemisdesvarios.blogspot.com.es/2013/02/la-poesia-andalusi-los-cantos-de-amor.html
  • http://www.webislam.com/articulos/62083-los_tratados_eroticos_arabes.html
  • http://www.libreria-mundoarabe.com/Boletines/n%BA58%20Mar.08/PoderSexualidadOrienteMedio.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada