sábado, 20 de diciembre de 2014

Sexo en Mesopotamia


Índice de Capítulos:
- Baalismo Vs Javhismo
- Sexo en Mesopotamia
- Las placas eróticas mesopotámicas
- Amor, matrimonio y divorcio en Mesopotamia (en preparación)
- La prostitución sagrada y el culto a Ishtar (próximamente)


Vista de la ciudad de Babilonia, por Rocío Espín.

Introducción

El tema de la sexualidad en las culturas mesopotámicas ha sufrido todo tipo de problemas para su estudio, desde la negación total pasando por la censura moral, por lo que, hasta hace relativamente pocos años no se han empezado a escribir los primeros artículos serios sobre la sexualidad en estas culturas, a pesar de que algunos temas como la homosexualidad siguen siendo tabú entre muchos investigadores.

En líneas generales podemos decir que los babilonios tuvieron una visión cultural positiva acerca del sexo y la sexualidad, ya que el sexo podía inducir al hombre a un estado de felicidad. Una pista sobre esta visión positiva son sus abundantes representaciones artísticas con escenas sexuales y una literatura sumeria y babilónica con bastantes relatos de carácter erótico, sobre todo a finales del tercer y principios del segundo milenio. Además, uno de los principales textos pertenecientes a esta cultura, 'La Epopeya de Gilgamesh', alaba el sexo como uno de los placeres carnales que los hombres deben disfrutar durante su breve estancia en este planeta.

Por otro lado, en cuanto a la relación hombre-mujer dentro de la sociedad sumeria, queda patente la superioridad del hombre sobre la mujer, ya que de la mujer se espera que sea sumisa y su lugar está en la casa.


Fuentes para su estudio

Las fuentes relacionadas con la sexualidad son bastante abundantes, aparte de los textos que nos acercan a la sexualidad en Mesopotamia de manera indirecta, como pueden ser textos médicos, jurídicos, mágicos,etc.. existen también numerosas fuentes que abordan este aspecto de manera mucho más directa.

Entre estas fuentes destacar:

- Tableta 104 de la "Colección adivinatoria", conocida con el nombre de sus primeras palabras 'Shumma âlu' (Si en una ciudad...). Esta tableta extrae presagios a partir de distintas variantes de la actividad sexual del sujeto, estos presagios pueden ser positivos o negativos, normalmente los positivos implican una actividad sexual aceptada por la comunidad, sucediendo lo contrario con las negativas.
- Encantamientos destinados a preservar o recuperar la potencia sexual de los hombres.
- Textos sobre el “Matrimonio Sagrado” entre el rey y la sacerdotisa, que representaban a los dioses Dummmuzi e Ishtar, los cuales para renovar los ritos de fertilidad consumaban una relación sexual. Aunque se ha especulado que esta consumación no fuese tal, si no algo más simbólico.
- Placas de terracota con escena sexuales, fueron muy populares y se encuentran en gran número en templos, tumbas y hogares de las ciudades del sur de Mesopotamia.

Se ha discutido mucho acerca del significado de estas placas, algunos investigadores consideran que son objetos votivos para la veneración de Isthar, otros creen que son objetos apotropaicos, es decir amuletos para ahuyentar a los malos espíritus. También se ha especulado que fuesen objetos relacionados con la prostitución, o que simplemente fuesen simple objetos de recreación visual y divertimento.
Fig.1 Placa de terracota de Babilonia / Fig.2 Placa de terracota de Uruk (Warka)
Museo Arqueológico de Berlín.

Posturas amatorias:

J.Cooper ha sido uno de los primeros investigadores en adentrarse en el estudio sobre las posturas amatorias, ya que ha analziado una serie de representaciones gráficas conjuntamente con la tableta 104.

Postura de pie: De este estudio se puede concluir que la postura de pie aparece graficamente desde los más antiguos textos, pudiendo diferenciar tres posiciones:

a) Hombre detrás de mujer: Pueden estar desnudos o vestidos, y normalmente el pene aparece representado. La mujer aparece, normalmente, doblada a nivel de la cintura, en ocasiones está bebiendo a través de un tubo de una vasija. A veces, también aparece una tercera persona, tanto masculina como femenina, u otras parejas manteniedo relaciones sexuales.

Esta postura no nos aclara si se trata de sexo vaginal o anal, aunque el sexo anal parece atestiguado por este texto del Shumma âlu, 104,1,14 “Si un hombre le dice frecuentemente a su esposa: ofréceme tu ano: ese hombre estará sano; erección pero después de su cópul y de su comida no estará bien”.

La postura donde la mujer aparece bebiendo cerveza a través de una pajita y el hombre bebiendo de una copa de vino representaría un juego de palabras visual cuyo significado está relacionado con el sexo oral.


Placa de arcilla erótica.
Museo de Arqueología de Israel.

b) Frente a frente: En varios relieves de época antiguo-babilónica se ha documentado esta postura, donde la mujer tiene una o las dos piernas levantadas, mientras el hombre presenta una pierna levantada. Todas las parejas están desnudas.

c) Espalda contra espalda: sólo tenemos un ejemplo en un relieve antiguo donde una pareja están tocándose nalga con nalga mientas la mujer intenta introducirse el pene.

Aparte de las imágenes esta postura viene atestiguada por los textos cuneiformes aunque le otorgan un significado negativo: “si un hombre tiene relaciones sexuales con una mujer, estando de pie; este (comportamiento) no es bueno; la (enfermedad) sakikku le está asignada (…)”; en el mismo caso: ese hombre estará brucamente inquieto, después enfermará...” (Shumma âlu, 104, 1.3). Se ha querido identificar la palabra 'sakikku' con algún tipo de dolencia muscular, por lo que es probable que el texto haga referencia a la fatiga producida en esta postura.

Posturas Sedentes: Sobre este tipo de postura sexual también existen numerosas referencias, tanto escritas como gráficas, pudiendo apreciar a la pareja sentada sobre una cama, o un banco, casi siempre sentados cara a cara.

Posturas Tumbados: Pueden aparecer tanto el hombre como la mujer arriba. Otra veces, está el hombre en postura supina y la mujer en cuclillas, con las rodillas dobladas hacia arriba y las piernas abiertas, con las manos sobre las rodillas.

Aunque parece ser que la postura donde la mujer "cabalga" al hombre tiene una connotación negativa, ya que un texto del  Shumma âlu (104,1.17) menciona que la mujer le arrebata al hombre su virilidad por un mes.

Dibujo de una de las imágenes en terracota de los amantes en cama.

Prostitución

Sobre el tema de la prostitución en Mesopotamia se puede decir que ha venido marcado por la fantasía y la imaginación que diversos relatos han levantado en las sociedades occidentales, sobre todo, por los testimonios relacionados con la prostitución sagrada, vinculado al culto a la diosa del amor, Ishtar; por lo que pocas veces se ha afrontado este tema desde una perspectiva científica. No nos adentraremos mucho, en el aspecto de la prostitución sagrada, ya que al ser un tema muy tratado le dedicaremos un post especial más adelante.

Simplemente añadir que historiográficamente se ha venido arrastrando una cierta idea de que la cultura mesopotámica vivía bajo una "libertad sexual primitiva"  y donde la 'prostitución sagrada' era un hecho generalizado y popular. Toda esta información, en gran parte errónea, proviene tanto de autores clásicos como Herodoto, Estrabón o Luciano, como de la Biblia hebrea, que como vimos en este post, también nos quiere transmitir una imagen pecaminosa de la sociedad mesopotámica, así como los textos de algunos autores cristianos. A esta imagen también han contribuido autores contemporáneos como James Frazer ('La rama dorada') que popularizó la imagen de ritos orgiásticos en los cultos de fertilidad antiguos.

El principal testimonio con el que contamos es del historiador Herodoto que dice: “la costumbre más infame que hay entre los babilonios es la de que toda mujer natural del país se prostituya una vez en la vida con algún forastero, estando sentada en el templo de Venus”. Aunque algunos investigadores apuntan que Herodoto pretendía demostrar "la superioridad de los griegos" y, posiblemente, justificar la posición social de la mujer griega, recluida en su gineceo.

Mercado de mujeres de Babilonia, 
Edwin Long, 1875, Royal Holloway College, London.

Por un lado, parece segura la relación entre prostitución y religión, vinculada a la figura de la diosa Ishtar; ya que las prostitutas eran llamadas 'ishtaritu' “ofrecidas a Ishtrar” o 'gadishtu' “consagradas”. Aunque también parece evidente que existía una prostitución mucho más profana y vulgar, asociada a burdeles (bît ashtammi) y tabernas, cuando no directamente prostitutas callejeras como bien nos señala este texto cuneiforme “porqué has calumniado a la hija de un hombre, tu igual, y la has llamado mujer de la calle, como consecuencia de lo cual su esposo la ha abandonado”.

Y aunque siempre se ha relacionado la prostitución en Mesopotamia con la religión, también parece evidente que las prostitutas sufrían cierta estigmación social, ya que otro nombre común para referirse a ellas es el de ‘harimtu’ que significa separada, por lo que parece claro que las prostitutas eran menospreciadas socialmente.

Tenemos otros testimonio bastante evidente que nos habla del estigma social que sufrían las prostitutas, Enkidu el compañero de aventuras de Gilgamesh dice “Ven cortesana, que yo te diga tu destino y que yo te maldiga con una gran maldición… Jamás construirás un hogar feliz, jamás te introducirás en un harem, la cerveza ensuciarña tu bello seno, tus arreglos serán salpicados por el vómito del borracho, habitarás en la soledad y te ubicarás en las murallas, las espinas lastimarán tus pies, los borrachos podrán abofetearte.”  Este texto es interesante ya que nos habla de otro de los sitios habituales donde las mujeres ejercían la prostitución, las zonas colindantes con las murallas de la ciudad, espacio compartido con otros marginados sociales.

Mujer en la ventana, British Museum.
Se la ha querido ver como una prostituta asomada a una ventana esperando a un cliente

Aunque aquí encontramos una extraña contradicción, ya que la institución de la prostitución era volarada postitivamente y vista con buenos ojos para la sociedad. Varios mitos recogen esta percepción, por un lado el mito de Inanna y Enki, donde se menciona la prostitución, femenina y masculina, como uno de los logros de la civilización. Por otro, en la epopeya de Gilgamesh vemos como Endiku, personaje salvaje se torna más civilizado tras pasar por los brazos de una prostituta.

En definitiva, podemos decir que la prostituta era vista como una mujer que no había cumplido con su obligación social, es decir, formar una familia y traer hijos a este mundo, por lo que muchas veces la única opción para las mujeres estériles era ejercer la prostitución, ya que también eran consideradas como mujeres inútiles para la sociedad.

Por todo ello, podemos ver en muy diversos textos una concepción muy negativa de la figura de la prostituta: “No te cases con una prostituta, cuyos maridos son muchos, una ishtaritu reservada  a la divinidad, ni una kulmashitu cuyos favores son muchos, en la desgracia ellas no te ayudarían, en la adversidad se burlarían de ti, ellas ignorar respeto y sumisión”, y de los peligros que conlleva mantener un contacto frecuente con prostitutas, ya que hay textos adivinatorios que auguran enfermedades para los hombres que utilizan sus servicios (Shumma âlu, 104.30).

Placa de terracota erótica. II milenio a.C.
Museo de Arqueología de Israel.

A continuación veremos como la sociedad mesopotámica tenía bien regulada todos los aspectos relativos a su sexualidad, controlando la sexualidad de sus habitantes dentro de ciertos cánones aceptados.

ADULTERIO
Las leyes castigaban con gravedad el adulterio, no sólo estaba penado en textos judiciales, si no esta condena social del adulterio también se puede apreciar en otros textos ya sean médicos, adivinatorios, etc.

En cuanto a los códigos jurídicos sabemos que en el Código de Hammurabi se recogen varios artículos relacionados con el adulterio:

Placa erótica de terracota.
- el artículo 129 dice: “Si la esposa de un hombre ha sido sorprendida mientras estaba acostada con otro varón, se los atará y se los echará al agua. Si el dueño de la esposa deja vivir a su esposa, entonces el rey dejará vivir (también) a su servidor
 - el artículo 131 hace referencia a Si el marido sólo tenía dudas y no sorprendía a los adúlteros , la mujer debía pronunciar un juramento ante dios para confirmar su inocencia y podía volver a casa de su padre.
"Si a una mujer, el marido la ha echado y si ella no había sido sorprendida en adulterio, jurara ante dios, y volverá a su casa".
- el artículo 132 menciona el caso de que la acusación de adulterio la realizase otra persona, que no fuese el marido, donde la mujer debería superar la ordalía del agua para probar su inocencia.  "Si uno ha dirigido su dedo contra la mujer de otro a causa de otro hombre, y si ella no ha sido sorprendida con el otro hombre, a causa a su marido (para apaciguarlo), ella se arrojará al dios río."
Estas leyes sólo se aplicaban si la mujer era la esposa legal del hombre. Otros códigos legales, como las leyes medio-asirias, también condenaban al adúltero a la muerte si éste conocía que la mujer estaba casada. Dejando al marido aplicar el mismo castigo a su mujer y a su amante.

INCESTO

Varios textos nos hablan de las consecuencias negativas de tener relaciones dentro de ciertos grados de parentescos. El Código Hammurabi en su artículo 154 castigaba el contacto sexual entre padre e hija, el padre era expulsado de la ciudad, aunque desconocemos la suerte que correría la hija.
El incesto entre madre e hijo se castigaba con la muerte de ambos (art.157) “se les quemará a los dos”. Si un hombre de la familia tenía relaciones con la esposa principal , sin que esta fuese su madre biológica, éste sufría el ser echado de la casa paterna (art.158)

Escena erótica en terracota


VIOLACIÓN
La violación era severamente castigada, ya que castigaba con la muerte al violador de una mujer casada; aunque hay que remarcar que estas leyes no se realizaban bajo el concepto de proteger a la mujer sino para proteger la propiedad del hombre, ya fuese su esposa o su hija.

Si la mujer que sufría la violación no estaba casada se buscaba compensar económicamente a la familia de la mujer y el violador debía casarse con ella, sin poder repudiarla. Si el violador estaba casado, el padre de la joven violada tenía derecho a hacerle lo mismo a la mujer del violador.
No sólo el Código Hammurabi regula estos aspectos, otros códigos legislativos, como las 'Leyes de Eshnunna' también regulaban la compensación económica al dueño de una esclava, si ésta era violada.

Placa de terracota de Tutub (Khafajeh).
11 x 10 cm. Museo de Irak.


Otros conceptos sobre la sexualidad que la cultura mesopotámica le confiere tintes negativos son la castidad y la masturbación. 

ZOOFILIA

A pesar de los numerosos textos legislativos babilónicos existentes ninguno hace referencia directa a posibles sanciones en torno al bestialismo. Aunque podemos tomar algunas similitudes con textos próximos en tiempo y espacio como son la Biblia que dice: “Cualquiera que tuviera ayuntamiento con bestia, morirá´”  o la legislación hitita que castigaba la zoofilia dependiendo de carácter más o menos sagrado del animal, así estaba sancionado con pena de muerte si el animal era una vaca, oveja, perro o cerdo. Aunque si el animal empleado era un caballo o una mula se libraba de la pena de muerte, aunque quedaba marcado como impuro.

HOMOSEXUALIDAD

Escena erótica en Terracota.
No está claro el valor dado hacia la homosexualidad. En la tableta 104 de 'Shumma âlu', se recogen varios presagios acerca de la homosexualidad, la mayoría de ellos negativos; aunque no sabemos si es por el acto homosexual en sí o por el acto de violencia donde se desarrollan estos presagios (un hombre forzado en una cárcel, un amo que obliga a su sirviente, etc). Ya que por otro lado, tenemos un presagio positivo en torno a la homosexualidad, y es cuando se mantienen relaciones sexuales con un 'assinnu', un prostituto profesional, y donde no hay ningún tipo de coacción, ya que ambos hombres se prestan voluntariamente.
Otro tipos de textos que nos hablan de la homosexualidad son los textos adivinatorios relacionados con el mundo de los sueños, algunos de aspecto negativo y otros positivos. Los textos legales tampoco ayudan a clarificar este asunto, ya que las leyes Medio-Asirias castigan la relación homosexial con un igual, cuando se ejerce sobre cierto grado de violencia.

Lo que parece claro es la existencia de una prostitución masculina  que como en el caso de la prostitución femenina se movían en torno al desprecio hacia el prostituto y la alabanza hacia la institución. 


En resumen, parece que la homosexualidad aunque permitida, ya que no estaba directamente sancionada en ningún texto de carácter legislativo o judicial, estuvo mal vista socialmente, por ejemplo en el ”Poema del descenso de Inanna a los Infiernos” nos dice que los kurgarrû y los kalaturrû (homosexuales) fueron creados a partir de la suciedad de la uñas de Enki. Además la ley número 19 de las leyes Medio-Asirias, castiga a quien acusa, sin pruebas a otro de homosexualidad, por lo que se desprende que esta acusación causa daño social y moral, por lo que la homosexualidad no está bien vista socialmente.

Es decir, lo que está claro es que las prácticas homosexuales no estaban condenadas, por lo que es probable que los babilonios tuviesen una actitud de "vive y deja vivir" en lo referente a las relaciones sexuales; muy al contrario que la tradición hebrea que consideraba esta práctica una abominación.

También se ha hablado de la existencia de una homosexualidad sagrada, ya que en ciertos ambientes políticos-religiosos se ha documentado la presencia de cierta clase de sacerdotes-cantores,  también denominados 'assinu' ("hombres-úteros"), hombres de sexualidad indefinida, por lo que podrían ser hombres castrados, travestidos u homosexuales, que gozaban de una doble naturaleza, tanto masculina como femenina.

Remarcar que el término 'assinu' se puede entender tanto como prostituto o como una profesión de cantante o artista habitual en la sociedad mesopotámica.

Escena erótica en bronce




Bibliografía:

Pangas, J.C.; Aspectos de la sexualidad en la Antigua Mesopotamia, Aula Orientalis VI, Revista de Estudios del Próximo Oriente Antiguo, Nº 6, vol. 2, 1988. pag.211-226.

Pangas, J.C.; Estudios sobre la sexualidad en la antigua Mesopotamia, Estudios de Asia y Africa
Vol. 24, No. 3 (80) (Sep. - Dec., 1989), pp. 356-386.



[En Internet]

Prehistoria de Mesopotamia en http://galeon.com/contraandrocentrismo/mesopotamia.htm

Love, sex and marriage in Mesopotamia en  http://www.ancient.eu/article/688/

La polémica transgénero y la hipersexualidad de los cuerpos en Mesopotamia en http://proteus.brown.edu/archbodyperform10/10188

Las prostitutas sagradas en  http://www.matrifocus.com/SAM05/spotlight.htm

Breasts in  Mesopotamia en  https://allmesopotamia.wordpress.com/2012/10/23/breasts-in-mesopotamia/

http://www.telecomtally.com/blog/akkadian/Shumma-Alu-Equine-Omens.pdf

1 comentario: