domingo, 1 de febrero de 2015

I Modi, el Kamasutra Renacentista

 Manuales eróticos en la Historia:
- Elefantis, los kamasutras de la antigüedad clásica
- Speculum al Joder, un manual erótico medieval molt català
- I Modi, el kamasutra del Renacimiento

Nos encontramos en el año 1524, en pleno Renacimiento, un escándalo sacude toda Italia, en todas las ciudades italianas sólo se habla de una cosa, de una veintena de dibujos de carácter erótico (o más bien pornográficos) que circulan por la ciudad de Roma. Los dibujos son de Giulio Romano, uno de los más destacados discípulos de Rafael, y en ellos, se puede ver a una pareja copulando en diferentes posturas. Romano, con el fin de sacarse un dinerillo extra cede sus dibujos al famoso grabador Marcantonio Raimondi para que los publicase y así ganarse un sobresueldo vendiendo las copias en el mercado negro.


Primer grabado del 'I Modi'

Los dibujos se extienden rápidamente por las calles de Roma, llegando incluso a los círculos más altos del Vaticano, que inmediatamente toman cartas en el asunto. El papa Clemente VII ordena al obispo Giberti destruir esos grabados incestuosos y apresar a sus autores. Giulio Romano, ya andaba lejos de Roma, pero Marcantonio Raimondi da con sus huesos en la cárcel. Gracias a las presiones e influencias de sus amistades logra salir al poco tiempo, aunque desgracidamente Giberti logra su objetivo, ya que esta primera edición es completamente destruida, haciendo quemar todos los ejemplares encontrados y destruyendo las planchas de los grabados.

Aretino retratado por Tiziano
1545. Palacio Pitti, Florencia.
Y es en este punto, donde entra en acción, nuestro siguiente protagonista, el poeta Pietro Aretino, amigo de Raimondi y Romano, y enemigo declarado del obispo Giberti, al que su ácida y satírica pluma ya había dedicado unos cuantos versos. Temerosos de volver a la cárcel, Aretino y Raimondi se instalan en Venecia, ciudad bastante más tolerante, que la corrupta e hipócrita Roma.

En la ciudad de los puentes , Aretino y Raimondi, deciden vengarse de la dura censura sufrida en Roma, publicando, en 1527, una segunda versión del 'I Modi'. Aunque esta vez será una versión mejorada, ya que los dibujos vendrán acompañaos de 16 sonetos de carácter lascivo compuestos por Aretino, los famosos 'Sonetos Lujuriosos', que otorgarán a esta segunda edición de cierto rigor 'intelectual'.

El papa, loco de ira, manda destruir todos los ejemplares impresos de esta segunda edición, aunque esta vez algunos libros consiguieron escapar de las llamas de la iglesia, seguramente guardados celosamente en bibliotecas de poderosos y ricos caballeros. Desgraciadamente, en la actualidad no se conserva ningún ejemplar completo de esta segunda edición, aunque sí que han sobrevivido algunos grabados sueltos: un grabado de la primera postura está en la Biblioteca Nacional de París, otro idéntico se encuentra en la Albertina de Viena; y una serie de grabados censurados se encuentran en el British Museum.

Fragmentos conservados en el Museo Británico.

¿Porqué el 'I Modi' causó tanta agitación en su época?

Si hay que echarle la culpa a alguien de la conmoción que produjo en la sociedad renacentista estos dibujos es a Guttemberg, si el 'inventor' de la imprenta moderna. ¿porqué? Colecciones de dibujos eróticos ya existían desde tiempos inmemoriales, pero estas colecciones se pintaban a mano, por lo que cada dibujo se tenía que confeccionar de uno en uno, por lo que sus propietarios guardaban estos libretos con bastante celo.

Lo novedoso de 'I Modi' es que por primera vez en la historia se comercializaban en Italia imágenes de carácter pornográfico de manera seriada bajo la técnica del grabado.

 Postura 11 de I modi, Museo Británico.
Edición del Conde de Waldbeck.

Los Modi, una visión Renacentista del cuerpo humano.

Los Modi no hay que verlos como unas simples ilustraciones eróticas sino también como un estudio del cuerpo humano, muy propio del Renacimiento. Es un retrato sobre la diversidad de posturas que puede realizar el ser humano durante el acto sexual, por lo que los Modi se pueden ver como un estudio del cuerpo humano en acción, ya que todas las representaciones difieren unas de otras: rostros, posiciones, puntos de vistas, lo que parece confirmar esta visión más 'intelectual' del 'I Modi'.

Las figuras humanas presentan una corporeidad de clara influencia rafaelesca, cuerpos voluminosos con una musculatura suavemente moldeada. Las figuras femeninas son mujeres siempre jóvenes mientras que las masculinas abarcan diferentes rangos de edad.


Los ejemplares supervivientes del 'I Modi'

A pesar de que las dos primeras ediciones del 'I Modi' han desaparecido completamente sabemos como fueron esos dibujos gracias a las copias que han sobrevivido. Una de ellas apareció en 1928, cuando Walter Toscanini, hijo de un famoso director de orquesta, encuentra un pequeño librito con copias de los dibujos del 'I Modi'. Aunque estas copias era de menor tamaño, para adaptarlas al formato del libro y de peor calidad, ya que se habían impreso mediante xilografía, técnica algo más arcaica. A pesar de su peor calidad artística este libreto permitió conocer el aspecto del libro original y la combinación de poemas y grabados.

También hay una edición realiza a mediados del s.XIX por el conde de Waldbeck, quien dijo, que había copiado los dibujos de un ejemplar original localizado en un monasterio de México. A pesar de su dudoso relato, sus dibujos imitan a la perfección las láminas originales, aunque dándoles cierto 'toque' personal e inventándose algunos dibujos más.


En esta entrada no hemos querido indagar mucho en los 'Sonetos lujuriosos' de P. Aretino, ya que le dedicademos un post en exclusiva en el futuro, pero no podemos finalizar sin ver un grabado acompañado de su soneto original.

Así que para finalizar este post os dejamos el Soneto que acompañaba a la ilustración nº XI:


Si abres las piernas, veré claramente/ Tu culo fermoso y tu crica al viso,/ Culo sin par cercano al paraíso,/ Crica que el cor destila por las renes.// Entre que arrobado miro me vienen/ Ganas de besucarte de improviso,// Y me siento más bello que Narciso/ Ante el espejo en que mi pija crece.// Ay ribalda, ay ribaldo en tierra y lecho./ Te veo, puta, y en cuanto te tenga/ Te romperé dos costillas del pecho.// De bubas estás llena, infame vieja, /Que por este placer pluscuamperfecto/ Voy a entrar en un pozo sin boteja. / Más no hay ávida abeja/ De polen como yo de un buen carajo, / Que sólo de mirarlo ya me empapo.“
- P. Aretino (Traducción Mario Merlino)



Bibliografía


Los Modi y los Sonetos lujuriosos. G.Romano, M.Raimondi, J.-F.-M. Waldeck y P. Aretino.  Edición de Ana Ávila. La Biblioteca Azul. Ed. Siruela, 2008

[En Internet]

https://mascaviar.wordpress.com/2009/07/21/los-modi-y-los-sonetos-lujuriosos/

http://www.harteconhache.com/2013/04/los-origenes-del-playboy.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada