sábado, 21 de febrero de 2015

El rapto de la mujer más bella del mundo

Sobre el rapto de mujeres:
- El rapto de la mujer en la Prehistoria
- El rapto de la mujer en la Antigüedad
- El rapto de la mujer más bella del mundo

-----------------0000000-----------------

Noche cerrada, un discreto barco se oculta entre la niebla, de él, doscientos soldados de élite desembarcan en secreto en un bahía al norte de Nápoles, cerca de la ciudad de Fondi. Su misión robar uno de los tesoros vivos más famosos de Italia. Estamos en el verano de 1534, los soldados son turcos y el objetivo: raptar a la mujer más bella del mundo.

Esta historia, más propia de una novela histórica, ocurrió de verdad, o al menos así lo narran los cronistas de la época. En 1534 el famoso pirata Barbarroja intentó raptar a Julia Gonzaga, la mujer más bella de Italia, como regalo para el harén de su señor, el hombre más poderoso del Mediterráneo, el temible Solimán el Magnífico.

Entre Roma y Nápoles, entre el Lazio y la Campania, a la orilla del Mar Tirreno se levanta la bella ciudad de Salto di Fondi, a pocos kilómetros de distancia, tierra adentro, se alza orgulloso el castillo de Fondi, desde donde gobernaba sus posesiones la jóven viuda Giula Gonzaga. De su belleza tenemos numerosos testimonios, entre ellos el del humanista español Juan de ValdésEn Fundi me estuve un día con aquella señora, que es grandísimo pecado que no sea señora del mundo todo, bien que Dios creo que ha proveido assy porque también nosotros pobretos podamos gozas de su divina conversación y gentiliza que no es punto inferior a la hermosura”.

Su gran belleza fue lo que la hizo destacar entre los numerosos hijos de Ludovico de Sabbioneta, por lo que a la edad de 14 años la hicieron casarse con Vespasiano Colonna, uno de los nobles más ricos y poderosos de toda Italia (participó bajo las órdenes de Carlos V en el famoso 'Saco de Roma'). Este matrimonio, marcado por la enorme diferencia de edad entre los contrayentes no duró mucho, ya que tras tres años de matrimonio Vespasiano murió, quedando ella como única dueña y regente de tan ricos territorios (siempre que no se volviese a casar).

Tiziano, retrato de Giulia Gonzaga

Y es que la Gonzaga reunía todas las cualidades de la mujer perfecta: bella, inteligente, honrada, noble y vida honesta, por lo que la fama de esta mujer pronto se extendió por toda Italia, siendo su belleza cantada en los versos de los más grandes poetas de su época. De esta forma nos la describía el soberbio poeta Ludovico Ariosto en su poema épico 'Orlando furioso': “A la incomparable Giulia Gonzaga, que cuando asienta la planta o fija los serenos ojos, no sólo le cede la primacía toda belleza, sino que también la admira, cual si fuese una diosa bajada del cielo’ (Canto XLVI, Str.8)

Desde su castillo de Fondi, organizó al estilo Leonor de Aquitania, una pequeña corte renacentista, donde poetas, cortesanos, humanistas, aventureros, artistas y algún que otro amante se reunían desarrollando un intenso clima intelectual. Algunos aseguran que su belleza fue lo único que evitó que acabase en la hoguera de la Inquisición por hereje, ya que fue defensora de algunos aspectos de la Reforma protestante, influenciada por el humanista español Juan de Valdés.

La fama de esta pequeña corte renacentista provocó que los testimonios sobre su belleza se siguieran difundiendo alrededor del mundo. Así uno de los discípulos de Valdés, Carnesecchi, dijo: “que tal era la fama de su belleza que todo galán que pasaba por aquellas latitudes, intentaba entablar conocimiento y amistad con ella". ('Proceso', 84). Otro humanista, Marco Antonio Magno, declaró que "ni en Italia, Francia, Alemania y España había visto una mujer tan bella y graciosa como Dña. Julia"

Julia Gonzaga, retratada por
Sebastiano del Piombo c. 1535.

No sabemos cómo le llegaron al Sultán los rumores sobre su belleza, algunos especulan que todo fue un plan urdido por el visir de Sulimán, Ibrahim Pachá. Que preocupado por la enorme influencia que estaba ejerciendo sobre el Sultán una de sus favoritas, de nombre Roxelana (esclava polaca que más tarde se convertiría en su esposa ofical) buscó a la mujer más bella del mundo para llevarla al harén de Sulimán y así alejar la perniciosa influencia de su favorita.

Otros aseguran que detrás de este plan podía estar la familia de los Colonna, que veían como una mujer ajena a la familia les había arrebatado gran parte de sus posesiones. Además, aunque los cronistas de la época alabaron su virtuosismo y honradez, es sabido que tuvo varios amantes y algún que otro hijo fruto de estos amoríos, por lo que la familia Colonna estaría encantada con su desaparición.

Sea como fuere, una plácida noche de Agosto, un pequeño ejército de élite comandado, nada más y nada menos, que por el mismísimo Barbarroja, atacó Fondí con la única intención de raptarla. Así relata los hechos el cronista de la época  Gonzalo de Illescas:

"Entráronse por la tierra de noche hasta Fundi docientos turcos con intención de prender a la hermosísima Julia Gonzaga, nuera de Próspero Colona, una de las más hermosas mujeres que se han visto en el mundo en nuestros tiempos (según refiere Ariosto en su Orlando furioso, y ansí lo oí yo decir a quien la conoció), y es averiguado que volaba la fama de su extraña hermosura y graciosísimos ojos. Fue grandísima ventura poderse escapar esta señora; porque los turcos entraron la ciudad y mataron casi a todos los que dentro hallaron, profanando y destruyendo los templos y las honradas sepulturas de los coloneses, con las banderas y trofeos de sus victorias, que allí estaban. Quisiera infinitísimo Barbaroja haber a las manos a la señora Julia para hacer presente della a Solimán; pero no quiso dios que aquel bárbaro hozase de tan rara belleza."
- Gonzalo de Illescas, "Jornada de Carlos V a Túnez"


Como bien nos narra las fuentes, Giula escapó de milagro del asalto, pudiendo huir en plena noche del castillo. Sin embargo, las poblaciones locales de Fondi y Sperlonga sufrieron la temible furia de Barbarroja ante el fracaso de su misión. Pasando a cuchillo a toda los habitantes que se encontraron, saqueando y destruyendo ambas poblaciones.

Castillo de Fondi.

Dicen que Giulia juró odio eterno a los turcos por aquel cruel suceso, por lo que cuando Carlos V entró triunfante en Nápoles tras arrebatarle Túnez a los turcos, ella estuvo en primera fila rindiendo pleitesía a ese poderoso monarca que había resarcido parte de su honor.

A partir de aquel suceso, la jóven Giulia decidió pasar sus días en la más segura ciudad de Nápoles, lejos de ataques inesperados de piratas y lo que más le preocupaba, lejos de las inquinas personales de la familia Colonna (uno de sus amantes fue envenenado por un familiar cercano).

Nos despedimos con este poema de Bernar Tasso, del que no he podido encontrar una traducción pero que leyéndolo en Italiano nos transmite aún mejor la belleza de esta mujer incomparable...


« Donna real, la cui beltà infinita
formò di propria man l'alto Fattore,
perch'accese di suo gentil ardore,
volgeste l'alme alla beata vita,

la cui grazia divina ognun'invita
all'opre degne di perpetuo onore;
ne' cui lumi sereni onesto amore
per un raro miracolo s'addita;

virtù, senno, valore e gentilezza
vanno con voi, come col giorno il sole;
o siccome col ciel le stelle ardenti:

l'andar celeste, il riso e le parole
piene d'alti intelletti e di dolcezza,
son di vostra beltà ricchi ornamenti. »

                                                     - Bernardo Tasso.



Bibliografía

Domingo de Sta. Teresa, Fr.; Juan de Valdes 1498 - 1541.Su pensamiento religioso y las corrientes espirituales de su tiempo. Analecta Gregoriana Vol. LXXXV. Editorial: Romae, 1957 .

Illescas, Gonzalo de; Jornada de Carlos V a Túnez, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2000.

http://www.tiempodehoy.com/cultura/historia/el-rapto-de-la-mujer-mas-bella-del-mundo?&utm_medium=outbrain&utm_source=referral&




No hay comentarios:

Publicar un comentario