sábado, 19 de septiembre de 2015

Sexo y Guerra en Vietnam

Sexo y guerra son dos conceptos estrechamente vinculados, a pesar de que en la mayoría de los conflictos se suele ignorar una de las más terribles consecuencias inherente a cualquier guerra...la explotación sexual de las mujeres. Y es que cualquier militar sabe que la satisfacción sexual de un soldado en tiempo de guerra es tan importante como tenerlo bien alimentado. 

En Vietnam esta relación fue tan habitual que hasta el mismo ejército facilitó a sus soldados el acceso al sexo, ya sean financiando zonas de prostitución, permitiendo la presencia de prostíbulos en áreas militares, organizando 'excursiones' a ciudades del pecado o haciendo la vista gorda ante los numerosos casos de abusos o violaciones provocados por sus soldados...

El movimiento Hippie
Protesta en contra de la
Guerra de Vietnam.

A todo esto hay que sumar que la Guerra de Vietnam se produjo en un contexto social y cultural muy peculiar, ya que Estados Unidos estaba viviendo una revolución social, cultural y sexual donde los jóvenes exigían nuevas libertades con el auge de la contracultura hippie, exigiendo libertad de expresión y aperturismo sexual, y brotando una ola de pacifismo al tiempo que se recrudecía la guerra de Vietnam. Toda una ideología resumida en la famosa frase "Haz el amor y no la guerra".

Sexo durante la Guerra de Vietnam

Y es que a finales de los 60 más de medio millón de americanos estaban destinados a Vietnam y como en la mayoría de las guerras el sexo se convirtió en la principal fuente de evasión. En Vietnam el sexo se vendía por doquier, siendo una de las principales fuentes de riqueza de muchos vietnamitas.

Así cuando los soldados llegaban a las principales ciudades de Vietnam, lo primero que les llamaba la atención era el gran número de prostitutas que pululaban por sus calles, eran las "boom-boom girls", el "boom-boom", el sexo, se vendía en cualquier calle, en cualquier bar, incluso a los soldados que patrullaban fuera de la base se les acercaban estas chicas ofreciéndoles sexo.

https://cherrieswriter.files.wordpress.com/2014/02/hooker-w300h240.jpg
Boom-Boom Girl.
Para las mujeres vietnamitas la prostitución se convirtió en una de las pocas oportunidades de escapar de la miseria, siendo muchas veces el único sostén económico de muchas familias. Aunque otras veces estas mujeres eligieron libremente ejercer la prostitución, especialmente aquellas mujeres urbanas y de clase media, que podían permitirse comprar maquillaje y vestidos elegantes, al ser una manera fácil de ganar dinero propio y lograr cierta independencia respecto a sus familias.

Las cifras sobre prostitución en la guerra de Vietnam alcanzan cifras estremecedoras, ya que se ha calculado que en el punto álgido de la guerra había medio millón de prostitutas en el vietnam del sur, casi el mismo número de soldados, una por cada soldado.

Pero en Vietnam también hubo mujeres norteamericanas, destacando especialmente el cuerpo de enfermeras, un elemento esencial en el funcionamiento del ejército, las cuales vivieron también bajo una actitud sexual bastante relajada, a esta situación contribuyó el descubrimiento de la pastilla del día después

Bungalowing

Otro tipo de 'prostitución', aunque también puede contemplarse con un tipo de relación 'estable' es el denominado "Bungalowing", donde el personal tanto militar como civil (obreros de la construcción, ingenieros,...) con destino permanente en alguna de las ciudades vietnamitas establacía relaciones duraderas con mujeres nativas.

Normalmente, estos hombres que gozaban de un destino más o menos estable, compraban los servicios de las denominadas 'chicas de alquiler' por un determinado tiempo, que podían ir desde una semana hasta un año entero. El curioso nombre de 'bungalowing' proviene de la costumbre de los soldados de alquilar un apartamento para su amante, y así, poder visitarla los días de permiso o aquellos ratos que estuviese libre.

 normal_thailand_vietnam_war_14
Este tipo de relación podía derivar en relaciones estables y sólidas, creándose auténticos vínculos amorosos, por lo que son muchos los casos, donde los soldados americanos, atraídos por la cultura asiática, abandonaron a sus novias o mujeres americanas por sus amantes vietnamitas.

Pero detrás de todo este ambiente de prostitución "de cara amable" se esconden innumerables tragedias para las mujeres vietnamitas, especialmente en el ámbito rural, donde la prostitución forzada o las violaciones sistemáticas también fueron habituales por parte de los soldados norteamericanos.

Permisos R&R

Estos famosos permisos R&R (Rest & Recreation) se le concedían a todos los soldados y consistían en una semana de reposo y relax, que podían aprovechar como ellos quisieran. Muchos de estos soldados decidían visitar a sus familias, aunque algunos otros preferían buscar otro tipo de emociones visitando algunas de las ciudades más exóticas de Asia como Bangkok, Singapur, Manila o Tokio.

dek
Fotografía Revista 'Time'.
Diciembre 1967.
Incluso el Gobierno de EE.UU financió la construcción de estas zonas de recreo para sus soldados, firmando acuerdos especiales, tanto con las compañías aéreas como con los diferentes países, para transportar a gran número de soldados. Así por ejemplo durante la Guerra de Vietnam se enviaron 700.000 soldados anualmente a Tailandia para disfrutar de estos R&R
 
Estas ciudades eran muy populares entre los soldados ya que venían a significar alcohol y sexo en abundancia, incluso desde el propio ejército les detallaban los lugares propicios para estas correrías, dándoles ciertas indicaciones sobre lo que se podían encontrar en cada ciudad.

Dentro de estas ciudades destacaron los salones de masajes, haciéndose enormemente populares entre los soldados, quizá por el contraste con el ambiente húmedo, sucio y estresante de la jungla, ya que en estos salones de masajes, las meretrices bañaban y relajaban a los soldados antes de darles sexo.

Pero como cualquier espacio relacionado con la prostitución, estos lugares fueron centros de otros graves problemas sociales como la prostitución infantil, la explotación sexual, el tráfico de seres humanos, las drogas o las ETS.

Pornografía

Otra de las formas de evasión de los soldados fueron las revistas pornográficas que durante esta época adquirieron una enorme popularidad. Seguramente, porque muchos jóvenes echaban de menos a mujeres que les recordasen a sus mujeres o novias, además esta pornografía facilitaba una evasión en contraste con las duras condiciones del soldado destinado a la jungla, por lo que el ejército facilitó la difusión de la revista entre sus soldados. Revistas como Playboy o Husler incrementaron sus ventas y suscripciones de manera espectacular durante la guerra (Playboy llegó a los 7 millones de suscripciones) y las fotos de las playmates cubrían los barracones de los soldados.

Fotograma de la película 'Apocalypse Now'

Sin Cities


Uno de los casos más ilustrativos de lo extendida que estaba la prostitución y uno de los intentos más famosos de controlar la prostitución de forma no punitiva, lo encontramos en la ciudad de An Khe, en las tierras altas centrales de Vietnam, donde 21.000 soldados estaban desplegados en las proximidades de la ciudad en un enorme campamento base.

Allí ante la extensión de las enfermedades venéreas (un tercio de los soldados estaban infectados de alguna ETS) se optó por prohibir las salidas a la ciudad, aunque la medida fue pronto derogada por el decaimiento de la moral de la tropa, así como de la economía de la región, muy dependiente de los dólares vinculados a las salidas de los soldados.

La solución adoptada por el ejército fue crear un gran prostíbulo controlado por las autoridades médicas militares donde las mujeres eran examinadas regularmente. Este gran edificio, ubicado dentro del espacio militar, fue conocido como la 'Disneylandia Oriental' o 'Sin City', era un enorme complejo rodeado por alambradas y vigilado por la Policía Militar.

10
Ciudades del pecado.
Sus puertas sólo se abrían en horario diurno y en su interior se podía encontrar casi todo lo que uno quisiese, ya que funcionaban como una mini-ciudad dentro del campamento, existiendo puestos de comida, tiendas de suvenires, bares y como no! barracones y salones destinados a la prostitución, todos ellos con nombres a cada cual más exótico.  Dentro de estos recintos vivían y trabajaban numerosas mujeres vietnamitas, así como numerosos refugiados que habían perdido sus hogares durante la guerra.

Aunque este caso es el más conocido, parece que fue algo habitual que dentro de los recintos militares se aceptase la presencia de este tipo de burdeles militares dentro del perímetro de la base.

ETS: Enfermedades de Transmisión Sexual

Las enfermedades venéreas siempre han sido un problema en el frente, ya que en muchos conflictos han causado tantas bajas como el enemigo. En la Guerra de Vietnam las cifras de contagio de ETS fue superior a cualquier otra guerra que haya existido jamás, afectando a un 30% de las tropas destinadas.

Por suerte, este tipo de enfermedades se solían curar con una simple inyección de penicilina, aunque este no evitó que circulasen infinidad de rumores sobre distintos tipos de enfermedades, desde algunas incurables a otras donde el miembro se te caía. Esta última era conocida como la 'Rosa negra', ya que el pene adquiría una tonalidad negruzca y se engrangenaba hinchándose por la infección.

Con todo ello, el ejército se esforzó en concienciar a sus soldados mediante películas educativas y distintos tipos de avisos, aunque estos métodos nunca fueron muy escuchados. Sólo cuando se acercaba la fecha de licenciarse sí que se preocupaban de no contraer ningún tipo de enfermedad, ya que les estaba prohibido entrar en EE.UU con alguna de estas enfermedades.

Deseo, peligro.

Uno de los aspectos que más preocupó a las autoridades militares sobre el intercambio de sexo entre soldados y mujeres vietnamitas eran los posibles casos de fuga de información y espionaje, incluso se sabe que se negociaron favores sexuales a cambio de armas y munición.

No hay cifras claras al respecto, pero parece claro que en Vietnam, los rebeldes del sur que lucharon a favor de la causa comunista, reclutaron a numerosas mujeres como espías del norte, desde estrellas del cine o de la ópera hasta simples amas de casa. Y como no! toda clase de prostitutas, especialmente valiosas eran las de lujo, que lograban sonsacar información a los oficiales sudvietnamitas y americanos para después pasar esos informes a los comunistas del norte.

A todo ello contribuyó que las mujeres vietnamitas fueran feroces combatientes. Las tropas comunistas no dudaron en reclutar a las mujeres para la guerra, incluso su líder Ho Chi Minh elogió frecuentemente a estas mujeres combatientes.

Mujeres combatientes del ejército comunista.
Todas estas informaciones fueron extendiendo un mito sobre las mujeres vietnamitas, donde se las retrataba como mujeres siempre peligrosas, orgullosas, traicioneras, donde incluso la mujer más sumisa podía estar al servicio del enemigo, lista para rebanarte el cuello mientras dormías.

Por contra, tenemos aquellas mujeres que atraídas por el dinero, el amor o el sueño de un futuro mejor o atraídas por las modas estadounidense quisieron americanizarse, recurriendo a operaciones estéticas para occidentalizar sus rasgos, aumentando el tamaño de pechos y caderas o redondeándose más los ojos

Las consecuencias del fin de la guerra

La caída de Saigón en 1975 supuso la victoria definitiva del ejército nordvietnamita y el fin de la guerra de Vietnam, iniciándose un período de transición que conduciría a la reunificación del país al año siguiente.

Los días previos a la caída de la ciudad se realizó una evacuación masiva de diplomáticos y personal civil y militar estadounidense, así como de otros ciudadanos extranjeros y algunos refugiados vietnamitas, entre los que destacan dos mil huérfanos vietnamitas en la "Operación Babylift"

Refugiados survietnamitas tras ser evacuados
a un portaaviones estadounidense. 1975.
Y esta fue una de las más graves consecuencias de esta guerra, la aparición de toda una generación de niños perdidos, fruto de las relaciones de americanos con mujeres vietnamitas. El excesivo precio de los preservativos y la ausencia de otros métodos anticonceptivos hizo surgir toda una generación de niños asioamericanos, marginados y odiados por ambos bandos, son los llamados "niños del polvo".

Los nordvietnamitas los odiaban por representar a sus enemigos ancestrales y el fruto de la traición a su país, los sudvietnamitas por que los americanos les habían abandonado cuando más los necesitaban.

Esta represión también se extendió a los antiguos colaboracionistas del régimen sudvietnamita, por lo que el nuevo gobierno comunista castigó a las prostitutas que habían confraternizado con el enemigo. Por lo que para toda esta generación sólo existió un camino... el exilio. En 1982, gracias a la intercesión de ONU, se permitió a estos niños junto a sus familias emigrar a EE.UU.

Por otro lado, los soldados que volvieron de la guerra se encontraron situaciones muy diversas, a muchos soldados volver a vivir bajo la moral sexual conservadora de sus pequeños pueblos les resultó francamente difícil. Habían vivido durante varios años bajo una cultura sexual mucho más abierta, por lo que muchas veces, volver con sus antiguas novias o mujeres les resultó bastante frustrante.

Para finalizar hablaremos de una de las consecuencias de la guerra de Vietnam que siguen muy latente en el sudeste asiático, el turismo sexual. Nunca sabremos si esta triste moda existiría sin las famosas 'sin cities' financiadas por EE.UU, pero lo que está claro es que desde ese momento, países como Filipinas, Tailandia o Malasia, se convirtieron en focos de atracción para el turismo sexual, donde europeos y americanos buscan sexo fácil, barato, exótico y a veces ilegal, bajo cierta permisividad de las autoridades.


Bibliografía

Cuando el cielo y la tierra cambiaron de lugar

https://www.youtube.com/watch?v=_8ZlyxUlckE

https://laultimabatalla.wordpress.com/2009/09/05/sexo-en-la-guerra-de-vietnam/

http://guerradevietnam.foros.ws/t1123/boom-boom-chop-chop/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada