viernes, 18 de abril de 2014

Los fabulosos templos eróticos de Khajuraho

TEMPLOS DE KHAJURAHO, INDIA




Khajuraho es el mayor conjunto de templos hinduistas de la India. Siendo Patrimonio de la Humanidad desde el año 1986, son mundialmente  famosos por sus numerosas esculturas eróticas, por no llamarlas pornográficas, ya que contienen todo tipo de escenas de sexo explícito. Todo esto, no nos debe hacer olvidar que Khajuraho es sin duda alguna una de las obras cumbres de la arquitectura y escultura medieval india.

Los templos se construyeron alrededor del año 950-1050 d.C., coincidiendo con el momento de mayor esplendor de la dinastía Chandela, y curiosamente coincidiendo con la represiva y angustiada Europa del año 1000, donde todos los males que le acechaban se achacaban a la perversión del mundo, invadido por el pecado.

Vista general de la fachada de uno de los templos.

Es un enorme conjunto monumental de más de 21 km2, rodeado por una muralla que cuenta con 8 puertas de entrada. Originalmente había más de 80 templos de los que quedan 22 en buen estado.
Su buen estado de conservación es debido a su alejamiento de otras zonas de influencia, lo que le permitió sobrevivir a la destrucción generalizada de este tipo de arte por parte del imperio mongol musulmán, quedando la zona progresivamente abandonada y cubierta por la vegetación, hasta su redescubrimiento en 1838 por un ingeniero del ejército británico.


Templo rematado por un sikhara

En cuanto a su arquitectura destacar que los templos están situados sobre plataformas elevadas y están construidos con bloques de granito y de arenisca. Cada templo es rematado por un sikhara o torre de aristas curvilíneas en forma de pan de azúcar, que se sitúa sobre el garbhagraha o celda que alberga la divinidad, y que simboliza el monte Kailasha (la montaña cósmica, morada de Siva y Parvati) o bien el monte Meru, la montaña central del Universo.

Podemos hablar de los templos occidentales y de los orientales. Los occidentales son los hinduistas y de marcada temática erótica, dedicados a Vishnu y Shiva, pertenecen a la dinastia Chandela y los templos orientales son jainistas, donde encontramos personajes desnudos pero no en situaciones de carácter erótico.






La decoración escultórica de estos templos, de una enorme calidad artística, da vida a escenas que recogen sin prejuicios actividades de la vida de la época, desde lo más sagrado a lo más prosaico: paradas militares y procesiones religiosas, dioses y héroes épicos, hombres realizando actividades cotidianas, cacerías, danzantes, ascetas, ninfas celestiales, animales reales y mitológicos… y sí, también escenas amatorias.





 


Las representaciones escultóricas se pueden clasificar en 5 grupos diferentes

1) Motivos geométricos y florales, utilizados en techos, molduras y columnas. 
2) Esculturas que representan la vida en la corte y actividades cotidianas. 
3) Figuras de animales situadas generalmente en la parte inferior de los templos. 
4) Figuras que representan a dioses y diosas. 
5) Figuras femeninas y parejas amatorias.



Se ha especulado mucho acerca del porqué de este tipo de decoración erótica, teniendo explicaciones de lo más variopintas, desde los que les otorgan un motivo educativo, es decir, como enseñanza del Kamasutra a los más jóvenes; a otras explicaciones más teológicas, donde ven un homenaje al matrimonio entre Shiva y Parvati. También se ha querido ver un principio antropoaico en estas representaciones, ya que las escenas de amor servían de protección ante los malos espíritus y los desastres naturales. Sea cual sea su explicación, lo que está claro es el carácter sagrado que la cultura clásica india le daba al sexo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada